Select Page

Alimentos Alcalinos

La mayor parte de las dietas que se utilizan producen ácido que es perjudicial para nuestro cuerpo. Estos ácidos se crean en el estómago al realizar la digestión y, cuando se producen demasiados, nuestras células terminan por no recibir el oxígeno que necesitan.

Esto es debido a que un exceso de ácido provoca que la sangre se haga más espesa y que tenga una menor velocidad dentro de nuestro organismo. Obviamente esto provoca problemas de salud, aceleración del envejecimiento, cansancio y otros síntomas que se pueden solventar ingiriendo alimentos alcalinos.

El Ph de los alimentos

En química, el pH se encuentra entre los valores 0 a 14 y se utiliza para medir el grado de acidez de un compuesto, que normalmente se encuentra en esta líquido. Cuando hablamos del pH de la piel, nos referimos a productos que son adecuados o no para su uso en belleza.

Así, el pH de la piel en edad adulta está en torno a los 5.5 y 6, por lo que no se aconseja utilizar productos con pH mayor de 6.

Medir el pH de un alimento nos ayuda a saber si este se encuentra en el grupo de los alimentos alcalinos o, por el contrario, en el de los alimentos ácidos. De esta forma, alimentos o bebidas con pH por debajo de 5,3 se consideran ácidos y podrían –además de ocasionar otros problemas– dañar el esmalte de nuestros dientes.

Alimentos alcalinos y alimentos ácidos

alimentos alcalinos

De manera muy general, la mayor parte de los alimentos naturales, especialmente los vegetales, se pueden englobar en el grupo de los alimentos alcalinos, mientras que los alimentos procesados son generadores de ácido. Esto no quiere decir que debamos de evitar completamente este último grupo, pero sí que necesitaremos contrarrestar su efecto negativo sobre el pH de nuestro cuerpo.

Es realmente importante que haya una proporción adecuada entre alimentos alcalinos y ácidos en nuestra dieta, aunque esta varía de persona a persona. Tampoco debemos de fiarnos del sabor de los alimentos a la hora de clasificarlos, por ejemplo, el limón a pesar de tener un sabor ácido es alcalinizante.

Dentro de los alimentos más alcalinos podemos encontrar:

  • En general todas las frutas y verduras. Aunque destacamos limones, sandía, higos, plátanos, cerezas, aguacates, frutas del bosque, fresas, etc.
  • Dentro de las verduras las más alcalinas son las espinacas, la col, el pepino, el brócoli, el apio y los pimientos de todas las clases.
  • Los zumos de frutas y los caldos de verduras son muy alcalinos, aunque son mejores los primeros.
  • El aceite de oliva
  • Condimentos como la canela, el jengibre, el curry y el pimentón.

Existe también un grupo de alimentos neutros que no afectarían a nuestro pH y que está constituido sobre todo por huevos, miel, cereales, legumbres, arroz y pasta.

Mientras que los alimentos ácidos incluyen principalmente lácteos, carne, pescado, azúcares, chocolates, encurtidos, alcohol y edulcorantes.

Beneficios de una alimentación alcalina

Nuestro cuerpo tiende a mantener un estado ácido, por lo que ayudar con nuestra alimentación a recuperar el pH previene muchas enfermedades, entre ellas la obesidad. Además, la alimentación alcalina tiene varios efectos beneficiosos para nuestra salud:

  • Al recuperar el equilibrio en el pH absorberemos mejor los minerales, las vitaminas y otros nutrientes esenciales
  • Las células podrán producir mayor energía y se repararán más rápidamente, logrando así un mejor tono de salud en general y un mejor aspecto de nuestra piel.
  • Un mayor torrente sanguíneo nos ayudará a desintoxicarnos de metales pesados y fortalecerá nuestro sistema inmunológico.
  • En general tendremos más energía y seremos más resistentes ante las enfermedades.
  • Al ingerir menos azúcares nos sentiremos más vitales y seremos menos proclives a los dolores de cabeza.
  • Mejoraremos la calidad de nuestro sueño.

Dieta alcalina para adelgazar

dieta alcalina para adelgazar

La dieta alcalina se basa, en esencia, en el consumo de alimentos alcalinos que suben el pH de nuestra sangre.

Si observamos con detenimiento la lista de alimentos anterior, veremos como los alimentos incluidos dentro del grupo de los alcalinos son menos calóricos  –con excepción del aceite de oliva– y contienen mucha más variedad de nutrientes que el de los alimentos neutros o ácidos. Así podemos incrementar la ingesta de alimentos alcalinos para bajar peso y disminuir la de los otros dos grupos.

La forma de cocinar los alimentos también modifica el pH de estos, por ejemplo un batido de frutas sin cocinar, es mucho más alcalino y contiene más vitaminas y minerales que un puré de verduras cocidas. Por ello, siempre preferiremos tomar alimentos lo menos procesados posible.

Así podemos configurar un ejemplo de menú alcalino de la siguiente manera:

  • Al levantarnos tomaremos un vaso de agua con medio limón exprimido.
  • Desayuno: un vaso de zumo natural o una fruta de temporada, una infusión de preferencia té verde con miel y una tostada con un poco de aceite de oliva.
  • A media mañana: una pieza de fruta fresca o un poco de macedonia.
  • Comida: una ensalada con ingredientes frescos o una crema de verduras y de segundo plato un poco de carne o de pescado. De postre una pieza de fruta o, si hemos tomado pescado, un yogur.
  • Merienda: de nuevo fruta variada, macedonia o zumo.
  • Cena: Un plato de verduras al vapor con un poco de pescado o 2 huevos cocidos. De postre fruta.

Al mantener una dieta alcalina, rica en frutas y verduras, pero pobre en grasas conseguiremos perder peso a la vez que nos mantenemos saludables. Esta permite por otro lado una gran variedad de platos sencillos de preparar con los que no tendremos porqué aburrirnos mientras cuidamos nuestra salud.

Más Información sobre la Dieta Alcalina