(1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

¿Sirve la dieta mediterránea para bajar de peso?

La dieta mediterránea es una de las que más fama tiene a nivel mundial como dieta saludable para perder peso.

Es de sobra conocida, no solo por ser perfecta para adelgazar evitando el temido efecto rebote, sino también para llevar una vida y una alimentación equilibrada y sana.

Varios estudios científicos realizados a lo largo de los años han confirmado que esta dieta no es solo efectiva a la hora de adelgazar, también reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y aumenta la esperanza de vida si la incorporamos como un hábito permanente.

¿En qué consiste la dieta mediterránea?

dieta mediterránea adelgazar

Esta dieta se diferencia de otras en que las directrices para seguirla no son tan estrictas. La dieta mediterránea consiste en reducir al mínimo la ingesta de alimentos con alto contenido en azucares refinados, (como los dulces procesado o la bollería) y en grasas saturadas.

Admite un consumo moderado de lácteos, huevos y carnes rojas.

La base de esta dieta está en la ingesta mayoritaria de verduras y hortalizas, a ser posible siempre frescas, frutas, cereales, pan y legumbres.

La ingesta calórica es de unas 2.000 calorías diarias, que variarán en función de la edad, el peso y el sexo de la persona.

La mayor parte de estas calorías provendrán de los hidratos de carbono, de las frutas y verduras y de las proteínas. Solo un pequeña parte de las calorías pueden venir de las grasas.

¿Por qué es tan efectiva la dieta mediterránea para adelgazar?

Una de las características de la dieta mediterránea es que la ingesta de grasas, que ya de por si es reducida, proviene del aceite de oliva.

Esta dieta se basa, como su propio nombre indica, en los alimentos cultivados en los países colindantes al mar mediterráneo.

El aceite de oliva es uno de las producciones más extendidas en esos países, siendo especialmente conocidos por la calidad del aceite que producen España e Italia.

El aceite hace que el contenido en grasas monoinsaturadas sea alto, mientras que se consumen pocas grasas saturadas. Por su alta proporción de frutas, verduras y legumbres es rica en fibra y antioxidantes.

Todos estos nutrientes aportan grandes beneficios a nuestro organismo. Esa es una de las claves de esta dieta, que sin dejar de ser equilibrada y apta para adelgazar, nos sigue aportando todos esos nutrientes que nuestro cuerpo necesita para estar sano y enérgico.

Perder peso con la dieta mediterránea

dieta mediterránea para bajar de peso

Esta dieta de por si es muy equilibrada y saludable, por lo que no debemos modificarla demasiado para enfocarla a la pérdida de peso.

Por ejemplo, la ingesta de hidratos de carbono forma parte de alimentación mediterránea, y no debemos eliminarlos por completo para conseguir bajar de peso como indican otras dietas. Bastará con reducir su consumo y concentrarlos las comidas que realizamos en la primera parte del día, como el desayuno y el almuerzo.

También es recomendable consumir las piezas de fruta por la mañana y evitar aquellas que contengan más azúcar.

Para la cena lo mejor es reservar las verduras. Se aconseja limitar la ingesta de carne roja a una vez a la semana como máximo.

El aporte proteico es importante, pero puede obtenerse de otros alimentos como el pescado o la carne de ave.

No se trata de eliminar ningún elemento de la dieta, sino de repartirlos adecuadamente para conseguir el objetivo que buscamos.

Es fundamental que hagamos cinco comidas al día y que moderemos la cantidad de los alimentos no recomendados.

Para que el efecto de esta dieta sobre nuestra salud y nuestro peso sea todavía más notable podemos seguir una serie de sencillos consejos:

– La ingesta de unos dos litros de agua al día es el mejor complemento para esta dieta mediterránea, ya que ayuda a depurar el organismo. Sin embargo esta dieta acepta un vaso de vino, preferiblemente tinto, durante la comida, por lo que podemos permitirnos este pequeño placer.

– Otro pequeño truco es evitar las frutas durante las comidas, y resérvalas para el almuerzo.

La dieta mediterránea, a diferencia de otras dietas más drásticas para la pérdida de peso, no hará que nos sintamos débiles o con hambre, pues no deja de ser una dieta completa. Esto nos permite llevar al mismo tiempo una rutina de ejercicios tan intensa como queramos, que hará que alcancemos definitivamente el peso que buscamos.

Otros beneficios de la dieta mediterránea

dieta mediterránea para bajar de peso

Como decíamos al principio la dieta mediterránea no es solo una excelente opción para bajar de peso de forma saludable, también aporta otros beneficios a nuestra salud.

La baja ingesta de grasas saturadas hace que sea perfecta para controlar los niveles de colesterol.

También evita problemas del corazón al mantener nuestras arterias libres de obstrucciones.

Los antioxidantes que aportan los componentes de la dieta retrasan el envejecimiento celular y evitan la producción de radicales libres, causantes de varias enfermedades.

El mayor beneficio de esta dieta es que además de mejorar nuestra salud nos sentiremos más vitales y con energía.