(1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Dieta de la piña

La llegada de la primavera anuncia también la necesidad de desprenderse de esos kilitos de más que hemos conseguido durante el invierno. Añadir piña a nuestra dieta, prescindir de alimentos calóricos y hacer un poco de ejercicio, puede ayudarnos a recuperar nuestra figura. Aunque, si tenemos un poco de prisa para perder peso por una boda o cualquier otro tipo de celebración, podemos optar por un método más rápido, como es la dieta de la piña.

La piña es una fruta que por su alto contenido en agua y fibra resulta muy beneficiosa para nuestra salud y, gracias a su bajo contenido calórico y a sus propiedades diuréticas y desintoxicantes, constituye un gran aliado en las dietas para perder peso.

Esta dieta, aunque es bastante restrictiva, nos puede ayudar a estar perfectas para un día señalado.

¿Cómo funciona la dieta de la piña?

dieta de la piña para bajar de peso

Dado que bastante parte del volumen que perdemos al ingerir tanta piña en tan poco tiempo es debido al efecto diurético de esta fruta, podemos recuperar parte del peso una vez que volvamos a nuestra dieta habitual. Pero gracias a la eliminación de líquidos que provoca un importante descenso del volumen corporal, luciremos de maravilla con nuestro vestido de fiesta.

Esta dieta puede ayudarnos a perder hasta 5 kilos en 3 días, pero podemos prolongarla hasta un máximo de 5 días, nunca más allá pues, como veremos más adelante, es bastante restrictiva. Así, como para cualquiera de las dietas rápidas existentes que nos pueden sacar de un apuro momentáneo, no debemos alargarla más de lo recomendado.

Muchas dietas exprés se apoyan en el consumo de alimentos diuréticos que, como la piña, la pera y la alcachofa, nos ayudan a perder gran cantidad de líquidos obteniendo una reducción de volumen rápida pero no duradera. Es por eso que las dietas basadas en estos alimentos son útiles para desintoxicar nuestro cuerpo y perder líquidos retenidos, pero no para adelgazar a largo plazo.

La piña además tiene un gran contenido en fibra por lo que también provoca un gran efecto saciante, así que esta dieta resulta más o menos llevadera frente a otras parecidas porque no pasaremos mucha hambre. Su alto contenido en fibra hace que tenga efectos positivos sobre nuestro intestino favoreciendo el tránsito y aliviando el estreñimiento.

Si deseamos conseguir un efecto de adelgazamiento prolongado, añadir piña a nuestra dieta habitual, junto con un poco de ejercicio (los expertos recomiendan 30 minutos de paseo diario como mínimo) y evitar comidas copiosas o demasiado ricas en carbohidratos, puede ayudarnos a perder peso.

En cambio, para un efecto “instantáneo”, recurriremos a la dieta de la piña. Recordemos que esta dieta está pensada para una celebración concreta, pero no para conseguir una bajada de peso duradera, por eso se recomienda utilizarla con precaución.

¿En qué consiste la dieta de la piña?

Esta dieta exprés consiste principalmente en ingerir piña a lo largo de todo el día utilizando el pollo como fuente principal de proteínas.

En el caso de que desees restar un poco de monotonía, puedes sustituir la pechuga de pollo por pescado blanco, filetes de pavo o un par de huevos cocidos.

Para hacer esta dieta siempre es mejor utilizar piña natural, pues conserva todos los nutrientes, la fibra y las vitaminas. Aunque en el mercado podemos encontrar latas de piña a las que no se les ha añadido azúcar que también nos pueden servir. Dado que la dieta es restrictiva de por sí, no nos saltaremos ninguna comida y procuraremos beber los dos litros de agua recomendados. Esto último, aunque puede parecer contradictorio por el efecto diurético de la piña, incrementará los efectos de esta dieta.

Cómo hacer la Dieta de la piña

dieta de la piña

  • Desayuno: tomaremos dos rodajas de piña y una tostada de pan integral de unos 40 gramos. Si quieres también puedes tomar té o café con un poco de leche descremada y edulcorante artificial.
  • Media mañana: nos haremos una infusión de piña. Para ello herviremos la corteza que nos sobre de la piña natural durante unos 15 minutos. Si se necesita podemos colar el preparado. En el caso de que no tengas tiempo para hacer la infusión, puedes sustituirla por 200 ml de zumo de piña sin azúcares añadidos.
  • Comida: Prepararemos 200 gramos de pechuga de pollo a la plancha o cocida, con las especias que queramos. De postre tomaremos 2 o 3 rodajas de piña.
  • Merienda: podemos tomar un yogur desnatado de cualquier sabor, de preferencia natural o de piña. Si tenemos hambre le añadiremos unos trocitos de piña.
  • Cena: (podemos intercambiarla con la comida si así lo preferimos) Tomaremos un bol de crema de verduras, por ejemplo hecha con un calabacín grande, 1/4 cebolla, 2 zanahorias medianas y un poco de puerro. De segundo prepararemos una ensalada con dados de piña y unos 100 gramos de pechuga de pollo y para el postre 2 o 3 rodajas de piña.

De este modo la dieta de la piña puede ayudarnos a llegar a un peso concreto de forma puntual, como por ejemplo, para asistir a una celebración. En 3 o 5 días conseguiremos reducir nuestro peso unos 5 kilos, pero después deberemos volver a una alimentación sana y equilibrada con todos los nutrientes necesarios. Así que no debemos de abusar de esta dieta, ni realizarla más de 3 veces a lo largo del año.

La piña por sí misma puede ser una gran aliada en cualquier dieta equilibrada. Por su alto contenido en fibra saciante y su efecto diurético nos puede ayudar a adelgazar dentro de una alimentación sana.